Se puede decir que otros años se jugaban el cuarto o quinto lugar, pero como decimos el 3º puesto significa mayores ingresos económicos en forma de millones de euros, por lo que habrá que tener mucho cuidado para no darse un gran batacazo de ultima hora y jugarsela a la carta más alta ya que cualquier error, fallo ó muy mala decisión de ultima hora, darán el triunfo al rival, por lo que ahora más que nunca las decisiones impidedirán dormir por las noches, ya que una muy mala estrategia costará un podium, un adelantamiento fallido significará un abandono, o por el contrario un enésimo fallo mecánico hara que pierdas puntos y se los regales a tu rival. Pongamos el ejemplo de Esteban Ocon que no finalizó el Gran Premio de Emilia-Romaña por fallo del monoplaza, en el caso de que hubiese terminado se habrían distanciado de McLaren y Racing Point, pero en tan sólo 5 carreras el equipo ha perdido puntos vitales para la lucha quedándose el piloto de origen frnaces sin poder aportar nada a su equipo. Y es que aunque no lo parezca el echo de tener suerte lo cambia todo por completo, ya que durante la carrera Ocon se vió obligado a adelantar la parada después de que la lamina del casco de uno de los pilotos que iba delante con tan mala fortuna se adentrase en los conductos de freno, lo que originaría por desgracia un considerable aumento de la temperatura de los frenos hasta límites peligrosos y estallar los frenos, pero los ingenieros intentarían quitarsela, pero nada más salir a pista y tras unas vueltas después sería la caja de cambios la que diría basta y tendría que abandonas en mitad de la vuelta.

Era el propio jefe de equipo Cyril Abiteboul quien tenia las siguientes palabras para Ocon lamentandose por lo ocurrido en Imola: “Me gustaría pedir disculpas a Esteban, ya que es otro abandono por un problema técnico. Estaba cerca en clasificación y tuvo un comienzo decente para estar en la lucha a pesar de la forzada primera parada temprana. Pero apareció un problema que causó fallos en la caja de cambios y le obligó a retirarse. Es una pena, porque Daniel ha demostrado que cuando el coche funciona, hay ritmo y competitividad.”. ¿La desesperación de Smaug?, no más bien la desesperación de Vettel en pleno Emilia-Romaña, ya que el equipo harto hasta las cejas de sus palabras decidió perjudicarle dandole un gran escarmiento, después de un sabado para olvidar, el domingo sería un gran caos para el, pero a pesar de todo conseguía reponerse y marcar un buen ritmo durante la primera parte de la carrera, hay quien dice que la culpa la tuvo el equipo por su nefasta parada, pero hay que recordar que Vettel ha deseado el mal a muchos pilotos de la parrilla durante 4 años por lo que es normal que el Karma se lo devuelva todo ahora, incluso cuando vaya a Aston Martin en 2021.

Pero si es cierto que se cumple una premisa y es que cuando algo sale mal, siempre puede ir a peor, por lo que tras salir en 14ª posición de la parrilla, el alemán tenía lo que se dice un inicio de carrera bastante aparatoso ya que se llevaba por delante sin piedad a Kevin Magnussen y lo sorprendente de todo es que no fuese penalizado por los comisarios de carrera, saliendo como de costumbre de rositas mientras a otros les cae la del pulpo, a pesar de que tenía el monoplaza dañado, parece mentira que tiene la edad de jesucristo 33 años, pero el piloto de la localidad de Heppenheim jamás le llegará a los suelos de los zapatos para empezar a ninguno de los grandes y le duele mucho que haya sido Hamilton quien le haya superado en titulos, pero a pesar de calzar neumáticos medios, este decidió alargar su parada en box, respecto a sus rivales, llegando incluso a colocarse dentro de la zona de puntos, pero como decimos el jefe del equipoaunque esta vez sus mecánicos se encargaron de destrozar su carrera en boxes con una parada que duró 13 segundos más de lo habitual tras atascarse dos de sus neumáticos durante el pit stop.

Pero Vettel lo tenia muy clarito y es que iba a rajar sapos y culebras por la boca delante de los micros y decia lo siguiente sin tener miedo: «Comenzamos con el compuesto medio y fue la elección correcta, se conservaron muy bien y el ritmo fue bueno en esa primera tanda. Sin embargo, perdimos tiempo en la parada en boxes y obviamente fue una pena. Después de eso estábamos fuera de los puntos e intentamos probar con los neumáticos blandos al final, pero aquí era muy difícil adelantar. No era el resultado que queríamos y probablemente tampoco el que merecíamos, pero las sensaciones en carrera parecían mucho mejores». Son unas palabras que han tenido muy en cuenta en la Scudería Ferrari y a falta de 4 carreras no van a tener piedad con él. Pero el otro gran protagonista de Imola era sin duda alguna Lance Stroll, viviendo una de sus peores carreras en F1, ya que el equipo cometía un gran error que le costaría el Podium a Checo perez al parar en box durtante el Safety Car, pero el canadiense nada más comenzar la carrera tenia un pequeño susto ya que durante las primeras curvas se pasaba de frenada y rozaba timidamente con el neumático trasero de Alexander Albon, afortunadamente ninguno de los 2 terminaría en abandono pero Stroll pecaba en su intención de adelantarlo, pero por si fuese poco durante la parada en box se llevaba por delante gato delantero y al mecanico encargado de elevar el morro una vez parado el monoplaza, al pasarse de frenada en la ubicación de la parada. Este salia despedido hacia atrás, afortunadamente sin consecuencias graves ya que reaccionaba muy rapido levantandose y colocando muy rapido el gato en el morro para efectuar el cambio, pero después tenia que ser asistido por varios de sus compañeros para regresar al garaje.

Continua en 6ª PARTE

Un Saludo.

@MadridMotorS